Floréame

Floréame: un clon peruano de Menéame

El fenómeno de Digg no tiene cuando parar. La versión estadounidense ha sido replicada primero por Menéame, red social que propuso una versión para habla hispana, y ahora aparece Floréame, que vendría a ser la alternativa peruana para el mismo sistema de red social. Como en los dos casos anteriores, la idea es subir noticias, leerlas y valorarlas.

La democracia en la red social

Al parecer la democracia se está plasmando de alguna manera en este tipo de red social. La idea de que todos podamos elegir qué noticias son las más destacadas y cuáles son las que pueden ser cuestionadas o de plano descartadas representa en definitiva una  especie de poder para los ciudadanos que ningún sistema político parece haber implementado.

No sabemos hasta qué punto esta red social puede causar impacto a nivel mundial, lo cierto es que en algún momento las personas podrían preferir enviar y leer noticias a través de una red social antes que comprar el periódico o ver el noticiero.

La publicación de noticias

El sistema de subir noticias pasa por un control de “credibilidad” llamado karma. El karma es la credibilidad que le han otorgado los lectores a las noticias de cierto usuario. Así, en la medida en que el karma sea negativo las nuevas noticias que se quieran postear serán rechazadas por falta de “credibilidad”.

Se trata de un sistema bastante complejo que, sin embargo, funciona perfectamente para garantizar que la red social no se convierta en una suma de chismes sin fundamento, aunque por supuesto las valoraciones de los usuarios no siempre representan la panacea de la objetividad. 

En conclusión, estamos ante un fenómeno que comienza a tener réplicas a nivel internacional, con lo cual podríamos imaginar un portal que reúna las noticias más destacadas y con mayor karma.

La web 2.0 está revolucionando nuestra forma de comprender el mundo y de conocerlo, hoy las personas parecen estar confiando más en otras personas comunes y corrientes antes que en los medios de comunicación tradicionales.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *